picada de ojos: medicina amarga y violenta

rmontiel85_p5210162Según compartieran ayer en conferencia de prensa los doctores  José Gorrín y  Ana Parrilla, el informe de Estadísticas Vitales del Centro Nacional de Salud de Estados Unidos reveló que el 49.2% de los 46,636 nacimientos que hubo en Puerto Rico en 2007 fueron por cesárea. Ese mismo año, en EEUU, la tasa de cesáreas fue de 32%.  El índice de cesáreas de un país, según la Organización Mundial de Salud, no debería superar 10% o 15%. [Pulse aquí para ver la noticia completa en El Vocero.]

Todo esto es consistente con la experiencia cotidiana visible de ser mujer y estar embarazada en Puerto Rico.  La mayor parte de las mujeres que conozco han tenido sus hijos por este método.  En un caso reciente y querido, la pareja había esperado tres días con contracciones, tenía tanto comadrona como médico, y la madre había roto fuentes hacía días y estaba agotada. Parece una cesárea legítima, una de esas del 10% que recomienda la OMS, un caso de los que podríamos llamar “claros”.

Los demás casos se dividen en los “grises” (los de “podría ser, que sé yo, no soy doctora”) y los “descarados” (esos que producen un “por favor!!!!! cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de que hubo cesárea sospechosa, foul play, whatever.”)  Entre los grises está el de alguien muy querido a quien le practicaron una cesárea porque llevaba muchas horas pariendo, unas doce, y porque el bebé pesaba más de nueve libras. Puede ser.  Pero era primeriza, lo que quiere decir que el tiempo promedio de parto tiende a alargarse, estuvo un rato acostada con un monitor fetal, lo que también alarga los tiempos..No sé. Gris.

Entre los casos descarados, están las cesáreas que se hacen para proteger a la madre de los dolores de parto, las que se hacen porque el doctor o la doctora se va de vacaciones, las que ocurren para que todo coincida con la licencia de maternidad o paternidad, o las que, como las de alguien también muy querido, se hacen porque, en opinión del médico, la madre es “muy cobarde”, y no podría tolerar las dificultades naturales del proceso.  Esas que se calendarizan a conveniencia del médico porque la madre tuvo una cesárea anteriormente, o porque su madre y su abuela tuvieron cesáreas, o porque lleva gemelos.  O porque sí – también he conocido mujeres que tienen una cesárea calendarizada y no saben a ciencia cierta por qué.

Entiendo que Gorrín y Parrilla han dado en el clavo cuando denuncian la práctica excesiva de la cesárea (del latín cesaere, que significa ‘cortar’) como una forma subestimada  de violencia de género.  De hecho, el proceso completo de parir en Puerto Rico, de principio a fin, está plagado de momentos que son incongruentes con el hecho de que en la inmensa mayoría de los casos, parir no es un asunto médico, ni una enfermedad, sino un momento de transición que debe ser manejado de la manera más natural posible.  Desde las largas esperas a las que las mujeres embarazadas tienen que someterse para un examen de rutina en la oficina del médico; pasando por el tratamiento humillante en los hospitales donde las afeitan, las desnudan, y las ignoran por muchas horas; siguiendo con que las acuestan amarradas a un monitor fetal durante horas en una posición que atrasa el momento del parto y por ende aumenta la probabilidad de una cesárea; añadiendo insulto a la afrenta ofreciendo drogas como pitusina (una forma sintética de oxitocina, que acelera las contracciones y aumenta el dolor) para acelerar la cosa;  continuando, en casi la mitad de los casos, con una cesárea innecesaria, con frecuencia solicitada por la madre para atajar el dolor ocasionado por la pitusina; con la separación de su bebé,  inmediatamente después de parirlo,  para meter a ese nuevo humano en una incubadora que, en nueve de cada diez casos, no necesita, que interfiere con la lactancia,  y que sería perfectamente reemplazable por el calorcito de su madre…Y todo esto sin mencionar que al padre no lo dejan entrar sin un certificado, que otros familiares tienen que esperar afuera, y que la estadía (en la mayor parte de los casos innecesaria) en un hospital aumenta la probabilidad de una infección o complicación post-parto.

Claro que esta violencia médico-hospitalaria no es exclusiva del género.  Se practican otras formas de violencia medicalizada, algunas de las cuales nos son comunes a todos independientemente de variables de género, edad o clase, y otras que son particulares a ciertos grupos.  Algunos ejemplos reales: El concepto de “orden de llegada”, que nos hace perder días de trabajo y exponernos a todo tipo de microbios para evitar que el doctor pierda chavos (se parece al “overbooking” de las aerolíneas); una paciente de la reforma a quien tardaron muchísimo tiempo en tratarle un serio problema respiratorio porque su generalista evitaba hacer el referido de una buena vez; un ancianito diabético que espera, regularmente, siete u ocho horas para que lo atiendan en el internista, donde por cierto, no cuentan con suficientes sillas y la gente (en su mayoría ancianos) espera de pie;  la familia de un paciente pediátrico que necesita cirugía mayor y tiene que recurrir a pedir chavos en la luz, porque en esta democracia nuestra los transplantes dependen del estatus social o de la caridad.

Ahora que estamos en crisis económica y todo eso, aprovechemos para ahorrar dejándole las cesáreas, y las incubadoras (pulse aquí para el ejemplo latinoamericano del llamado ‘mamá canguro’), a aquellas madres e hijos que realmente las necesiten.  Haciendo alianzas entre médicos y comadronas.  Practicar medicina preventiva.  Y hacer que ese parto natural, y ese transplante de hígado o médula ósea, sean concebidos no como un privilegio de clase sino como un derecho humano.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s