Melchor Jackson

michael-jackson-christmas-jumper-smallDe un tiempo a esta parte, Puerto Rico parecería haberse llenado de inflables.  De hecho hasta la palabra se ha vuelto coloquial, normalita, susceptible de mención sin necesidad de definición.  Los inflables son un poco como los billboards, esos carteles enormes que anuncian cosas.  Hace diez años, no había casi ninguno, ahora, están por todas partes.

Los puertorriqueños inflamos y acomodamos esos aparatos frente a nuestras casas para conmemorar cosas como Halloween y Pascua…pero especialmente, para conmemorar la Navidad.  Santa Closes barrigones, o personajes de Disney (Mickey, Pooh) vestidos como él; Duendes, venados, trineos; Muñecos de nieve; Y, tal vez en una onda más criolla y más tierna, Jesuses recien nacidos junto a sus papás.

nacimiento

Ayer, desde mi auto, ví un inflable de los Tres Reyes Magos.  Si lo veo de nuevo, le tomo una foto y la traigo al blog.  Estaban juntos, abrazados, alegres, sonrientes, celebratorios y….BLANCOS.  Los tres eran blancos.

“¿Y Melchor?”, le pregunté en voz alta a mis amigos imaginarios, un poco indignada.  “¿Dónde está Melchor?  ¡Me han blanqueado a Melchor!  ¡O me lo han cambiado por un rey blanquito!”

Dice el antropólogo y sociólogo Chuco Quintero que la importancia y la negritud de Melchor radican probablemente en las particularidades de la historia del Caribe Hispanoparlante:

“Los sitios donde más se celebran los Reyes Magos son los lugares en los que hubo problemas étnicos relacionados a la colonia, como Cuba, Puerto Rico y la República Dominicana. Son figuras que tratan de apaciguar las tensiones sociales en torno a la diferencia.”

Resulta interesante, continúa Quintero, que en la tradición bíblica el rey negro sea Baltasar (y yo que siempre creí que Baltasar era el más barbudo), pero que en la nuestra sea Melchor, quien es también concebido como el más sabio-en una especie de sincretismo que sirve para aunar, mezclar y armonizar, y que se completa con el uso de caballos en lugar de camellos como modo de transporte para los Reyes Boricuas.

Los amigos imaginarios que pacientemente escuchan la articulación de mis pequeñas indignaciones cotidianas me respondieron que la blancura del Melchor  del inflable obedecía probablemente a consideraciones prácticas-tal vez, suspiraron, la homogeneidad del color hacía más simple la fabricación de la cosa.  O quizá los/las chinos/as que diseñaron y fabricaron el inflable para vendérselo a Walmart no conocen la tradición caribeña y no saben que para nosotros es importante que uno de los tres queridos personajes sea, por lo menos, marrón.  Y que preferiblemente tenga la barba rizada.

La antropóloga Isar Godreau ha descrito en varios trabajos académicos el proceso de blanqueamiento que caracteriza la historia de nuestro país – un blanqueamiento evidente en textos, discursos y prácticas, en el distanciamiento que siempre coloca al elemento negro en “otro” lugar (Loíza, Santo Domigo, África), en la asociación de lo negro con lo ignorante o supersticioso,  y en el mismo lenguaje cotidiano, fugitivo, ambiguo, cambiante y evasivo cuando de caracterizaciones “raciales” se trata y en el cual preferimos decir “trigueñito”, “indio”, y “moreno” y cambiamos de término según el contexto y el interlocutor.

Claro que los chinos/as que hicieron los reyes del inflable que provoca esta entrada no sabían  nada de eso.  Pero la ausencia de color en las caras de esos reyes de plástico me produce un rechazo visceral.  En una especie de simbólica cirugía estética que ni siquiera cuenta con las justificaciones médicas (por flojas que fuesen) del atormentado Michael Jackson, le extirpan la negritud a uno de los poquísimos espacios en donde ésta subsiste con alguna dosis de cariño, respeto, y aceptación, sin burla y sin asociaciones macabras.

Me dirá el lector que al final del día, la negritud de Melchor no es sino una concesión un poco boba a la negritud del país, y que peco de romanticona al nostalgiarlo.  Y tiene razón. Pero igual, cuando busque yerba para los caballos de los Reyes esta noche con mi hijo de cuatro años, la imagen que tendré en mi cabeza (y en la pantalla de la computadora) será la de un trío lo más oscuro posible.  Y será el sabio Melchor el que firme la tarjeta del regalo más deseado.

Entradas relacionadas:

Sobre el inflable de Frosty

Sobre ese pobre lechón

Sobre Michael Jackson

Sobre la taínofilia (Diálogo Digital)

Imagen tomada de: News Items Today, dic 2008

Anuncios

2 comentarios en “Melchor Jackson

  1. En el inflable en cuestión (al final no lo logré fotografiar, la imagen que puse ahí es un facsímil razonable) los tres son blancos con pelo y barba marrón. Muchos saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s