del baúl: sin título

Creo que en el camino perdí alguna cosa.

Cuál, no sé: Perdí hasta su recuerdo.

No así la certeza leve de su ausencia,

y del compás remoto que guía los pasos

de otros caminantes,

ese que llamé averiado sin animarme a conocer.

Tampoco el miedo a detenerme

y arriesgarme al empujón de un prójimo

que sabe exactamente qué le falta

o que sencillamente sabe.

Sea cual sea, creo que la perdí antes de nacer

-¿una avería?-

que si tuviera mas detalles podría estudiarla

hasta inventarla nueva

para dársela a mis hijos en un óleo, un hábito,

un gen sintético, un testamento móvil.

Tal vez me la arrebató en la cuna

-¿una condena?-

alguna bruja o brujo optimista, para el deleite

de los que obstinadamente creen en la felicidad de los finales.

Es posible que sea un asunto glandular,

que mi propia pituitaria la haya exorcizado.

Cualquier explicación es aceptable,

preferible a esta nostalgia inútil del no sé

a este temor idiota de que me falte el qué sé yo

a la sospecha fugaz pero insistente de haberla asesinado

sin saberlo y sin poder siquiera adornar la culpa gris

con la belleza a color de la memoria.

Anuncios

6 comentarios en “del baúl: sin título

  1. Rima: Antes que nada, me gustó mucho la entrevista que te hizo Silvia publicada en “El Nuevo Día”. Pero se queda corta ante el talento enorme que tienes que incluye, para mi sorpresa, escribir poesía. Aunque con ese nombre ya estaba prescrito.. Te envidio (sanamente)porque eso es algo que nunca he podido hacer y cuando el poema es bueno lo veo como algo casi mágico, como veo la creación de una pieza de música clásica. Por eso lo voy a guardar en mi baúl de cosas trascendentales.
    Gracias por compartirlo con tus lectoras.

    Me gusta

  2. Estando en la salita 2 de la clinica veterinaria con mi gatito maltrecho esperando a que lo atiendan, me he ido a vagar por tu blog y me encuentro esta joya tuya. Esa sensacion que describes se me ha asomado tantas veces asaltandome con más frecuencia y menos sigilo estando lejos. De ese baúl tienes que seguir sacando piezas con nombre o sin el y confío en tu generosidad para que nos las sigas regalando o prestando un ratito. Si estuvieras aqui al lado te daría un abrazo hermanado bien apreta’o. Ahora lamento que no tengo más tiempo de espera en la salita 2.

    Me gusta

  3. Exquisito, imagine que escondías poemas en tu baúl. Lo intuí en algunos pasajes de tu prosa, pero imagine igualmente que, como a muchos le pasa, únicamente sacas esos dibujos de palabras íntimas del baúl por un ratito para deleite propio.

    Bueno y como lo sacaste de el baúl y le metiste envidia sana a Ivonne, creo que voy a tomarme el atrevimiento de diseminarlo entre otros amigos envidiosos que se asoman por Encuentro al Sur.

    ¡Ah! , y a la amiga Ivonne, que es una mujer maravillosa y sensible, debemos decirle que dibuje palabras, aunque sean para su baúl, de la misma manera que de niña garabatea líneas de colores con el pincel y los frasquitos de témpera.

    Me gusta

  4. Sergio, gracias mil por pasar y por leer el puemita. Encantada, como siempre, con la idea de que lo compartas con los maravillosos seres de Encuentro al Sur. Y secundo la moción RE: actividad poética para la querida Ivonne!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s