primera(s) damas(s): un wish list

Acabo de ver el video en endi.com de la entrevista a las compañeras de los candidatos a gobernador de Puerto Rico.  No quiero hablar mucho de lo que les preguntaron, ni de lo que ellas respondieron, porque me da bochorno y un poco de tristeza.  Aparte de algunos momentos buenos, el contenido de la entrevista da ganas de salir corriendo y enterrar la cabeza en algun arenal, o tal vez algún libro.

Tampoco quiero hablar (aunque sí habría que hablar de esto) de la institución de la oficina de la Primera Dama.  La misma es probablemente, como han denunciado algunas personas, anacrónica e ineficaz. Pero ese no es el asunto que me trajo a escribir el parpadeo de hoy.

Lo que me planteo es algo más práctico, más simple:  Si damos por hecho que la estructura del proceso político es la que es, y que la estructura del gabinete es la que es, y que de momento no va a cambiar, tenemos de momento las siguientes condiciones límite: que junto al candidato (por lo general y en este caso un “él”) corre también su compañera; que ésta tendrá, si así lo decide(n),  acceso a alguna influencia y visibilidad a través de la oficina de la primera dama; que esa oficina se dedica tradicionalmente a asuntos relativos a la niñez, a la juventud, a la familia y a la mujer.

He aquí mi pregunta, limitada y simplona, sí, pero legítimamente ciudadana: Dentro de esas condiciones limitantes, como ciudadana y votante, ¿qué esperaría YO de mi primera dama?  ¿Qué me hubiera gustado escuchar de las “candidatas”?

1. Que se sacudan (ellas, nosotras/os y los medios) esa dicotomía implícita entre la “carrera” de la susodicha y las obligaciones y actividades de la oficina de la primera dama.  Para mí la expectativa está bastante clara: Dadas las condiciones límite explicadas arriba, si mi primera dama tiene acceso a una oficina con algunos recursos para hacer un trabajo en pro del país, mi expectativa como votante es que lo haga, no que me diga que estará ocupada con su carrera y que va a hacer de primera dama con la mano izquierda. Claro que si la carrera es de nadadora,  gimnasta olímpica o modelo de pasarela se justifica la angustia (después de todo esas carreras tienen un vida muy corta). Pero en todo caso, hay una decisión que tomar: usted quiere ser primera dama o no quiere.  Si quiere, y si usted es maestra, notaria, contable, madre full-time, comerciante o cualquier cosa, tráigase esas destrezas a la oficina y trabaje por el país. Si no puede o no quiere (y esto también es legítimo) entonces NO sea la primera dama, ponga a otra persona en su lugar y permita que esa persona haga el trabajo y converse con los medios sobre él. Pero ese asunto de discutir hasta la náusea, a la Women’s Day, el “balance” entre la carrera y la oficina o peor aún, entre la rutina hogareña y la oficina, a la hora de votar, no me interesan.

2. Si le angustian las limitaciones temáticas de la oficina  (ver condiciones limitantes, arriba), sepa que no está sola: a mí también.  De hecho a mí me angustia la existencia de la oficina completa.  Pero ya está en la carrera eleccionaria, está aceptando de momento la estructura tal y como está, de modo que los y las ciudadanas merecemos conocer su agenda.  Desde esos temas tradicionales se puede contribuir (con iniciativas y proyectos propios, y apoyando o presionando a las agencias encargadas)  a asuntos tan importantes como los derechos reproductivos de las mujeres, la violencia machista, la desigualdad educativa que aqueja a los niños y jóvenes del país, la (in) sustentabilidad alimentaria, la crisis en salud preventiva…En fin.  Que si una va a meterse en esto de la política tal y como existe hay que tomárselo en serio, desarrollar agendas y asumir posturas.

3. Yo quiero y merezco conocer sus posturas sobre los asuntos de género y de equidad que están ahora mismo cultural, mediática, ideológica y políticamente sobre el tapete.  Merezco saber si usted apoya los derechos de la comunidad LGBTT y los derechos reproductivos de las mujeres, por ejemplo.  Merezco que si usted está, después de todo, dispuesta y destinada a ocupar un puesto político, esté igualmente dispuesta a discutir públicamente sus posturas políticas.

4.Finalmente, (aquí no hablo necesariamente de la entrevista reciente sino en general) que se rebelen ante las preguntas del machismo bobo, relativas a lo que cocinan o a lo que se ponen; y a las preguntas del faranduleo bobo, relativas a cómo se sienten y a su felicidad matrimonial.  Estar enamoradas de su compañero está muy bien, y decirlo en voz alta también; pero limitar su rol mediático  a ser “cheerleader” o reina de belleza no creo.

5. Y, si mis candidatas NO creen en la oficina de la primera dama y no piensan que esta debería existir, también es super legítimo! Que lo digan.  Que expliquen porqué.  Que inicien una conversación sobre las alternativas. Que aprovechen su efímera presencia en la palestra pública para iniciar una conversación sobre el asunto.

*10 se septiembre:  Regreso a esta entrada para añadir algo.  He visto los comentarios bajo las fotos de estas mujeres en varios medios públicos.  Muy pocos de ellos contienen críticas legítimas.  Encuentro particularmente ofensivos aquellos comentarios que se dedican tanto a halagar como a insultar los atributos físicos de las compañeras de los candidatos a la gobernación, tanto los que expresan aprobación (cosas del tipo :”que buena está”) como los que expresan desaprobación (tipo “que fea es.”) Rara vez se refieren a ellas por sus nombres-prefieren decir cosas como “la del medio” o “la de Alejandro”.  No existen más allá de su ubicación en la pasarela o su relación (de pertenencia) con su compañero. Es ofensivo, humillante, desagradable y francamente, injusto.

El punto es que los modos en que el “desayuno de las damas” es problemático son varios, y complejos.  Y que incluyen no solamente problemas de articulación de mensajes claros y transparentes por parte de los partidos (que era el objetivo de mi post original), sino las formas en que de algún modo conspiramos (los medios, los políticos, y nosotros, la audiencia misma) para perpetrar y perpetuar el machismo, el estereotipo y la misoginia.

 

 

Anuncios

4 comentarios en “primera(s) damas(s): un wish list

  1. Gracias como siempre por su crítica acertada! Ya es hora que muchas mujeres se sacudan de encima la expectativa de la primera dama como un rol al servicio del marido, y luego del pueblo.

    Me gusta

  2. Gracias por este artículo. Recoge muchas de mis preocupaciones. No sé si tuviste oportunidad de leer la entrevista en la versión impresa del periódico. En el vídeo editaron mucho y no refleja con exactitud lo discutido. Debo confesar que tenía mis dudas sobre si asistir, pero como dije en la entrevista, creo que ya es hora de que los sectores políticos de resistencia se apoderen de los espacios que han mal-ocupado los partidos políticos tradicionales. En mi caso, estoy acostumbrada al trabajo político anónimo y me resulta difícil estar frente a una cámara posando. No obstante, en la medida en que pude, traté de polemizar y traer los temas importantes que deben protagonizar el debate político antes de las elecciones y siempre. Agradezco tus críticas. Hasta ahora son las mejores que he leído.

    Me gusta

  3. Natalia, muchas gracias por visitar este texto. No he podido ver la versión impresa porque no estoy en la isla-dependo del interné para enterarme. 🙂 Muchas gracias, sin embargo, por lo que sí vi en el video-por atender de inmediato, con claridad y con valentía el tema de los derechos reproductivos. De hecho, no sólo por atenderlo, sino por cambiar el “framing” de “derecho al aborto” a “derechos reproductivos.” Que bueno que tuviste la agilidad y la presencia de ánimo para hacer ese cambio de registro.

    Empatizo y simpatizo on tus preocupaciones, agradezco que vengas del trabajo anónimo de hacer democracia en la calle y con la gente, y te deseo mucho éxito en ésta y otras luchas. –r.b.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s