del baúl: sandman

(hace mucho, pequeña lectora ingenua, leí los cuentos de Hoffman. Tal vez ahí empezó el insomnio.rb)

Quiero abandonarme al silencio absoluto

saltar al suave abismo
donde muere el después

dormir

y ser eterno parpadeo que termina
implacable
unas horas mas tarde
no sin antes
sacarle a la memoria la semilla originaria
de mi sueño
o pesadilla.
Volverla eslabón con el contacto
de la condena diurna
y verla transformarse en un recuerdo,
tal vez germen,
flor y fruto
que no puedo tocar
que apenas pienso.

La fantasmal cosecha
se detiene en mis ojos un instante:
descansa en el morral agujereado
del hombre de la arena
que cada noche siembra
el suelo fértil de mi sien.

II

El impar ladrón de las esperas
y de las esperanzas
nunca muere. Se agazapa
procurando hacerse uno
con todos los grises que nos rondan.
Se protege sin saber muy bien de qué
sabiéndonos ya débiles, vencidos,
oculto en la gloria
de una sombra cualquiera.
Cántico a los casitodopoderosos
variedad exótica de ángel decaído
se hace el muerto y sonríe
juega al escondite,
para divertirse,
creyendo que lo ignoramos
por ignorancia
y no por las ganas de ver,
y ver de nuevo.
No lo sé, no nos sabe
sólo aguarda y confía
en los días del prejuicio final.

III

Tu sueño en una casa
desdibujada siempre
en las memorias lúcidas.
Marcada con el eco
de alguna cosa pretérita, implacable…

Mi voz en algún mueble
que sólo recorres con los ojos
empañados de historia.

Aunque la luna sea visible,
no puedes sino imaginarla.

Los sonidos yacen en las cosas:
Duermen la vida frágil del despierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s