Trump y mis conejos

Image by Irene from deviantart.com
Imagen por:Irene, via deviantart.com

Hace días que intento escribir sobre Trump. Bueno, no tanto o necesariamente sobre Trump sino sobre lo que representa o lo que implica. No lo he logrado, de hecho dejé pasar un deadline para una columna, porque me siento abrumada. La sensación es en parte una reacción al constante estado de alarma y alerta, al quiebre cognitivo y al chorro venenoso de adrenalina, que la avalancha de noticias causa. Es en parte también una función de la cantidad misma de temas posibles. He tomado páginas y páginas y páginas de notas…. Por lo general cada blog o columna (me) necesita unas tres o cuatro páginas de notas a mano. Esta vez han sido decenas de páginas, noticias, ensayos, marcas en libros, miradas repetidas a lo que otros escriben en facebook… y no me siento más cerca de poder escribir esto. Al final, francamente, me senté frente al ordenador porque si no lo hago no voy a poder barrer el piso de la cocina, que es un asco, o comerme algo, o hacer cualquier otra cosa práctica e importante. Ni siquiera sé si lo publicaré. Probablemente no importe.

Tal vez por mi entrenamiento como antropóloga, al principio traté de codificar un poco la cosa, de dividir el lío de anotaciones en temas como los siguientes:

  • Mis notas sobre la marcha de las mujeres en Washington, DC, donde caminé en protesta con cientos de miles de mujeres y aliados, así como sobre las muchas otras marchas dentro y fuera de Estados Unidos;
  • Los variados atropellos, en palabra u obra, a grupos o categorías de gente como mujeres y personas queer, negras, latinas, inmigrantes, musulmanes, etc.;
  • Las implicaciones de lo que está pasando aquí sobre otros países, incluyendo Puerto Rico;
  • Las implicaciones del triunfo y gobierno del “equipo Trump” sobre nuestra relación con la “verdad”, manifestada particularmente en su tratamiento de la prensa y los científicos (lo que implica por supuesto una discusión de lo que es “verdad” y digresiones varias sobre temas como 1984, la libertad de prensa y sus limitaciones, la cultura “post-verdad” que varios denuncian, la “objetividad” de las ciencias, la necesidad de las ciencias, Sócrates, etc.);
  • El uso sin precedentes (o más bien con precedentes pero a una escala y un nivel de flexibilidad hasta ahora nunca vistos) de lo que llamamos “big data” y sus implicaciones; El microtargeting, la manipulación más exquisita, el uso federal y corporativo de cientos de miles de datos sobre cada una y uno de nosotros, el ataque hacia (y la transformación inevitable de) nuestra privacidad;
  • La genealogía (de demócratas, republicanos, populistas) que culmina naturalmente con Trump y sus secuaces pero que no vimos venir;
  • La abundancia de noticias, el ciclo noticioso y sus implicaciones, el fracaso frecuente de la prensa “mainstream”;
  • Las noticias pueden ser a su vez agrupadas en temas, horror dijo la gallina, tales como el asalto frontal y sexual a las mujeres, cada orden ejecutiva y sus implicaciones, las “conferencias de prensa”, los tweets, los rallies, la convención, la noche de las elecciones, los debates (tanto de primarias como presidenciales), en fin, que una de las características de esta gente es que producen noticias a un ritmo nuevo, confuso y vertiginoso, y cada una es digna de ser “tema” pero si las agarramos todas nos volvemos locas y locos, tal vez ya nos volvimos locas y locos, o al menos yo ando por ese camino…
  • Algunas razones explícitas y posibles de los y las que votaron por Trump (he estado no solamente leyendo sobre esto sino preguntándole a los trompistas en mi Facebook), incluyendo una discusión sobre la supuesta importancia del tema económico sobre las demás motivaciones;
  • La esperanza en estos tiempos, o su posibilidad, y su relación con los activismos…De hecho cada forma de activismo amerita una columna;
  • Hay más, pero se me ha cansado el cerebro.

Ya usted ve, lector, lectora, porqué he estado bloqueada. Cada uno de estos asuntos representa un agujero conejil por el que he estado cayendo, Alicia rumbo al país de las porquerías, y, como hizo Alicia, recogiendo objetos en mi lento tránsito hacia abajo, siempre hacia abajo, en ánimo y energía.

Tengo que elegir uno de estos temas solamente, pero si no hago la lista primero, reviento, como dice alguna “analista” por ahí. La lista podría ser una especie de wish list, podría servirme de guía, excepto que esta gente seguirá produciendo noticias y extendiendo mi lista más y más, otro tema sería, junto con el de la esperanza, algo sobre cómo mantener la cordura, y de paso el uso de la sintaxis y la puntuación correctas, porque en este mundo de locura no parece haber ya puntos posibles, sólo comas…

Creo que con este desahogo puedo ir a vestirme, fregar un par de platos, pasar un rato con mi hijo menor, usar un punto. Tal vez hasta olvidar, al menos por momentos, mi descenso inevitable por el agujero en apariencia infinito, siguiendo al conejo de la verdad y la discusión serena, recogiendo frascos noticiosos, por el camino, a la espera de lo que sea que nos espera. Luego regreso y trato de meterle mano a alguno de estos temas.


Editado para borrar los numerosos enlaces a la información sobre algunos de los asuntos mencionados aquí.Pero si alguien desea ver los enlaces no tiene más que pedirlos. -rb

 

Anuncios

2 comentarios en “Trump y mis conejos

  1. Es curioso que escribas de estos temas; yo he estado pensando en algo similar todos estos dias. De hecho creo que innumerables personas padecen del mismo agobio. La realidad es abrumadora y preocupante. a veces me despierto de noche pensando, que sera la proxima barbaridad en ocurrir; que va a suceder con el mundo? como es posible lo que esta pasando? Por que tanta gente (Incluyendo gente que yo considero inteligentes) esta apoyando este virus que nos arropa? Sera todo esto algo profetico? El anticristo esta in charge? O simplemente He is an asshole in chief y la mitad de la poblacion son igual que el?

    A todo lechon le llega su navidad; Como dijo el profeta “We will see”

    A

    Me gusta

    1. No lo sé. 😦 El inbox mental está siempre lleno–la producción de noticias y de razones para la indignación es prodigiosa. Creo que cuando empiezo a comprender su popularidad me siento peor que cuando no la entiendo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s