Lo que me preocupa

Lo que me preocupa:

Me preocupa que me entristezcan las celebraciones amplias del tipo “Puerto Rico es categoría 10” o “Cerrado por remodelación”. Que me saque por el techo el “#yonomequito”, por más inocente y bienintencionado que sea. Y es que prefiero cosas como lo que dijo hace poco Cristina: “hay retoños verdes en esa rama”; o la que dijo Marcos al final del video de hoy, “miren, otro pelícano regresando a la laguna”; o lo que dijo Raquel ayer, “Logramos abrir camino desde el km 13.3 hasta el 13.9 (justamente allí hay un derrumbe).” Siento que puedo ver y tocar y abrazar esas esperanzas modestas. Me hacen ilusión. No puedo tocar ni ver ni abrazar a “Puerto Rico se levanta”. Al menos, no todavía. Pero la rama, el pelícano, y el cantito de carretera…Esos me resultan visibles, esos me provocan empatía y admiración, esos me hacen llorar.

Me preocupa que aunque sé de los míos, no ‘sé’ exactamente. Es un “saber” bien limitado. Sé que están vivos. Se que la mayoría tiene techo. Pero ese “saber” de hace unas semanas, de estar al tanto, de hablar de “lo último”, de compartir planes y rutinas…a ese saber se lo llevó María.

Me preocupa que para ser optimista, según algunos, según tantos, hay que ser además: “neutral”; religioso; paciente; apolítico. Que no puede criticar, ni protestar, ni analizar, porque si analiza entonces le gritan que se “vaya a trabajar”, porque aparentemente usar el cerebro es signo de vagancia. Porque aparentemente el cerebro no tiene nada que ver con la reconstrucción a no ser que usted sea gobernante o militar. (Qué últimamente sean tal vez la misma cosa.)

Me gusta que breguemos con la adversidad, pero me preocupa cuando pintamos la pobreza y la miseria como formas legítimas de “volver a ser gente”.

Me preocupan las fotos de comida y fiestas que la diáspora ha (hemos) comenzado a colgar de nuevo en sus (nuestros) perfiles. Bueno, no: me preocupa el hecho de que me preocupen. Le tengo tanto miedo a que nos acostumbremos a la locura post-María, a que aceptemos una “nueva normalidad”, sin darnos cuenta, sin tomar decisiones, que a veces pontifico, y me da vergüenza cuando me doy cuenta de que pontifico, aunque sea internamente. Entonces, para sentirme mejor, le doy like al risotto.

Me preocupa que donemos una caja de pampers y se nos pase el sentido de urgencia.

Me preocupa que anoche estuve una hora peleando en Facebook con un gringo que pensaba que la crisis post-María era culpa nuestra y que insistía en malinterpretar las leyes de cabotaje. Me preocupa porque no lo iba a hacer cambiar de parecer, y lo sabía. Porque era una pelea inútil. Porque desde acá a veces nos ponemos a hacer lo inútil porque no hay de otra.

Me preocupa que acusen a Yulín de coger pon o pensar en su carrera. Al ingeniero, la manager, el investigador que hacen bien su trabajo y confían en recibir ascensos, reconocimientos o recompensas, nadie los juzga. En fin: que si la alcaldesa está haciendo un buen trabajo, pues a mí me importa poco que le saque provecho político a ese trabajo. ¿Acaso acusamos al académico de sacarle provecho académico a su trabajo?

Me preocupa también que celebremos a Yulín diciendo que merece el premio nóbel de la paz. Vamos. Seamos razonables. Hacer bien nuestro trabajo no es material de nóbel. Malala es material de nóbel.

Me preocupa que todavía tengamos esperanza en Trump. Vamos. Seamos razonables. No hay que esperar nada bueno, nada, de esa persona.

Me preocupa que seamos capaces de pensar que dios nos dejó vivos al tiempo que mató al vecino.

Me preocupa que nuestras pequeñas alegrías individuales contribuyan al gran mal colectivo. Uno logra traerse a mami, otra consigue espacio o in-state tuition en una universidad continental. Me alegro por ellas, en serio. No es mezquindad, lo que me provoca esta preocupación, ni es envidia. Es saber que se vacía el país, que se vacía. ¿Cuánto puede vaciarse un país sin dejar de existir?

Me preocupa que digan que todo está bien. Lo dicen acá con frecuencia. Por lo general lo dicen (además de los trompistas y otros personajes predecibles) aquellos cuyas familias ya tienen agua, luz, teléfono, un supermercado cerca, dinerito suficiente. A veces siento que las comunidades aisladas, la gente hambrienta, las morgues llenas y los pacientes desesperados por recibir insulina están desapareciendo de nuestra conciencia colectiva. Me preocupa que se nos olviden. Que se nos mueran.

Me preocupa que alguien bueno lea esto y se sienta aludida o criticado. A esa persona buena que está bregando todos los días en medio de la adversidad y el desastre, mi admiración, mis disculpas, mi abrazo, y la imagen de un pelícano que está vivo y regresa.

Anuncios

2 comentarios en “Lo que me preocupa

  1. Hoy llegó la luz a mi condominio, después de dos semanas. Solo dos semanas sin luz, nos pondrá en el 10% (como mucho) del país más querido por la AEE. Se formó tremenda algarabía, todo el mundo celebrando, pero yo –aguafiestas que soy– no podía sentir la misma alegría, porque eso mismo que te preocupa me preocupa a mí, y me sigue preocupando.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s