!Mi nuevo libro “Fantasmas” llega hoy a las librerías!

fantasmas coverMi libro “Fantasmas” (bueno, realmente nuestro libro, porque mira que mucha gente buena y generosa ayudó a mejorarlo y a hacerlo posible), publicado por la Editorial Education Emergente (EEE), está llegando a las librerías!!! A partir de mañana 20 de septiembre. Entre ellas @ElCandil_Ponce, Librería Norberto en Plaza y Rio Piedras, Librería Mágica, y Librería Laberinto. #LiberaTuLectura

De la contraportada de la maravillosa Marta Aponte Alsina: “Se dice que la felicidad no es un buen estímulo para escribir. El dolor sí, para entenderlo y distanciarse de él. ¿Qué opinar de un libro como Fantasma? Todo lo que el libro se propone decir está en el libro. Quizás admirar la serenidad del estilo controlado y cristalino; la inteligencia del testimonio que también es un ensayo de introspección. La trama tiene que ver con el más elemental de los afectos humanos: la relación entre una madre y su hija, que llegará a ser madre. En este libro hay relatos de un patrón de maltrato insólito en escenarios difíciles de concebir y también del maltrato corriente en escenarios cotidianos que no nos atrevemos a pensar; relatos de familia centrados en el legado trans generacional del trauma. La escritura del dolor es como una casa que se construye metódicamente para enfrentar convulsiones internas y los golpes que nos da la vida. ¿Qué opinar de un libro como Fantasma? Que es sabio y generoso, sin soluciones fáciles.”

Disponible a partir del 20 de septiembre en librerías El Candil en Ponce, Norberto en Plaza las Américas y Rio Piedras, Laberinto en el Viejo San Juan y Librería Mágica en Rio piedras. Pronto disponible en línea, pendiente para los detalles.

Anuncios

Funding the University of Puerto Rico is a Must for Puerto Rico’s Recovery

PROTESTAmos

Policy Brief: Funding the UPR is a Must for Puerto Rico’s Recovery

ORGANIZATIONS can endorse this document under “reply” below. It has already been endorsed by the following organizations below:

ORGANIZACIONES que desean endosar este documento lo pueden hacer abajo pulsando reply. Ya ha sido endosado por las organizaciones listadas abajo:

INDIVIDUALS can endorse by joining this moderated FaceBook group:

Transatlantic voices for Puerto Rico’s Public University

 INDIVIDUOS que desean endosar pueden entrar en el grupo (moderado) de FaceBook:

Transatlantic voices for Puerto Rico’s Public University

Asociación de Profesoras y Profesores del Recinto Universitario de Mayagüez (APRUM)

Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU)

Profesorxs Autoconvocadxs en Resistencia Solidaria (PAReS) UPR-Río Piedras

Movimiento Estudiantil RUM

Asociación de Supervisores Gerenciales de la UPR

Consejo General de Estudiantes UPR-Mayagüez

Consejo General de Estudiantes UPR-Carolina

Consejo General de Estudiantes UPR-Bayamón

Consejo General de Estudiantes UPR-Utuado

Instituto Nacional de Energía y Sostenibilidad Isleña-UPR

Instituto Universitario…

Ver la entrada original 109 palabras más

un par de mitos sobre la UPR

Los que me conocen saben que ando un poco obsesionada con la defensa de la universidad pública de Puerto Rico, la UPR, que está bajo ataque, protegiéndose como puede de 1)los recortes draconianos impuestos por la Junta de Control Fiscal y 2) la potencial pérdida de acreditación que podría ocurrir debido, justamente, a esos recortes y la duda que los mismos arrojan sobre la capacidad de la institución para cumplir con su ambiciosa, importante, esencial y polifacética misión.

El otro día me preguntaron algo así: ¿qué te dice la gente que justifica estos recortes? Si son tan terribles y absurdos como dices, entonces cómo es que hay tanta gente que los acepta y hasta los celebra?

Me quedé pensando, y mi respuesta forma parte de las cosas que ando estudiando de momento, pero aquí van algunas respuestas preliminares que podrían contribuir a la discusión actual:

  1. Hay dos tipos básicos de personas que justifican los recortes. Los llamaré, por aquello de usar lenguaje pintoresco, los “haters” y los “pragmatists”. [Los “lovers” no justificamos los recortes. :)]
  2. Los “haters” se mueven en todas las esferas: algunos son decanos, otros analistas, otros troles de internet y gritones variopintos. Sus aseveraciones incluyen ideas como que la UPR es un bastión comunista, los estudiantes son unos vagos pelús elitistas, y la UPR le chupa los recursos al país. A estos le hemos respondido con creces, muchas personas que tratamos el tema, y en muchos medios distintos, demostrando que la universidad es una buena inversión, que genera más actividad económica que costos, que sus estudiantes tienen mayor aprovechamiento, que su alcance va mucho más allá de  sencillamente las clases e incluye cosas como hospitales, museos y prevención de desastres, en fin. En este post no me ocuparé demasiado de los “haters” porque la verdad es que se nos va la vida contestando sus locuras y lo hemos hecho tantas, tantas veces….De todos modos, cuando tenga tiempo entro y pongo por aquí una biblografía de recursos que prueban que la universidad es una buena inversión y posiblemente el proyecto cultural más importante y efectivo en la historia del país.
  3. Los “pragmatists” son más complicados, y algunos hasta tienen algo de “lover”, y atenderé sus reclamos en otros posts y espacios. Pero en esta ocasión quiero dirigirme a dos de esos reclamos, porque los usan mucho, y porque aunque los usan los “haters” también los usa gente que es en general gente buena y razonable, gente  que simplemente entiende que la universidad debe ser como las “del norte”, gente que habla de “sentido común” y de “ser prácticos” sin mirar los números muy de cerca.  Sin meterme con esa idea de que hay que parecerse a las universidades de Estados Unidos (eso es otro tema) atenderé dos mitos que se caen fácilmente al comparar universidades estadounidenses con la UPR.

MITO 1:”La UPR es demasiado barata”

Respuesta: NO. Cuando usted toma en cuenta el tamaño de los ingresos de nuestros habitantes, y el porcentaje de ese ingreso que el costo de matrícula representa, la verdad es que nuestro sistema es bastante caro, no “barato”. El Consejo de Educación Superior hizo un estudio reciente sobre esto, y puede leer el resumen de ese estudio aquí.

MITO 2: “La UPR es demasiado grande y/o tiene demasiados recintos, así que hay que achicarla.”

Respuesta: La UPR NO ES MAS GRANDE QUE OTROS SISTEMAS COMPARABLES. Fíjese, por ejemplo, en Nueva York: Según el censo, Puerto Rico tenía unos 3.3 millones de habitantes en el 2017. El sistema universitario público de Puerto Rico (es decir, la UPR) tiene once recintos. El estado de Nueva York tenía 19.8 millones de habitantes en el 2017. Sus dos sistemas públicos (CUNY y SUNY) tienen un total de 88 campuses. Es decir: Puerto Rico tiene un recinto por cada 0.3 millones de habitantes, más o menos. En Nueva York, hay un recinto por cada 0.23.

Para decirlo clarito: El tamaño de la UPR, en términos de número de recintos, es comparable, de hecho hasta un poco menor, que el tamaño del sistema público en un estado que solemos utilizar con frecuencia como referente, el estado de Nueva York.

Otro tanto ocurre cuando miramos los números de California, otro estado con fuertes sistemas de educación superior pública. California tenía unos 40 millones de habitantes en el 2017. Sus tres sistemas públicos (CC, CSU y UC) suman 146 recintos. Es decir, California tiene un recinto por cada 0.27 millones, o sea que tiene más recintos por habitante que Puerto Rico.

Lamentablemente ando de prisa, pero quería compartir este dato rapidito tanto con los aliados como con los que piensan que la UPR tiene “demasiados recintos”. El tema es largo y hay tela para cortar, pero regreso en un par de semanas y lo tratamos con calma, añadimos más datos, y todo eso.  Hasta entonces–rb

 

 

 

nosotros, ellos, la nieve*

davos 2019Debe ser por el frío que me paraliza acá en el Bronx, o por el hecho de que el gobierno federal está medio cerrado, pero las imágenes de la cumbre en Davos se han alojado, obstinadamente, en mi cabeza. Pienso en nieve, montañas y pinos. Pienso nieve, nieve, nieve. Es uno de esos paisajes que son preciosos solo si una está lejos o tiene mucho dinero, porque la nieve en abundancia evoca “vacaciones” para los que tienen mucho y miseria para los que tienen muy poco, y el deporte del esquí, así como las estructuras que se erigen a partir de él, es, como el polo o el golf, un deporte donde suelen estar representados mayormente aquellos que pueden pagar por equipo, maquinaria, hotel y viaje.

Cada año, emigran por un rato a Davos, Suiza, los jefes de estado y los billonarios, a veces en sus aviones personales, a veces en primera clase de un avión comercial.  Algunos son ambas cosas, jefes de estado y billonarios. Otros solo billonarios pero amigos, donantes o “influencers” de los políticos. Aunque hay, como en cualquier parte, enemistades, en general se trata de una comunidad donde los ricos se encuentran, se amigan, se enamoran, se casan,  se apadrinan los hijos y las suertes unos a otros, se nombran a juntas corporativas y filantrópicas unos a otros, y juntos hacen chavos y toman decisiones sobre el resto del planeta.

Siempre hay un party pooper, claro está. En el 2011, por ejemplo,  Bill Clinton les dijo, casi casualmente, inspirado a saber por qué mezcla de culpa, lucimiento e introspección, que las grandes civilizaciones tienden a ser arruinadas por la codicia de los poderosos. Este año, Seth Klarman, que corre el fondo Baupost, uno de los fondos buitre que compró bonos de COFINA, les ha enviado una carta a los asistentes, una carta cuyo tono el New York Times describe como “desolador” y que advierte sobre los peligros de las “tensiones”, “divisiones” y “fricciones” socioeconómicas y políticas. Pero no porque estas tensiones, divisiones y fricciones sean malas en sí mismas, sino porque constituyen una amenaza para lo verdaderamente importante, que es el clima estable en donde los inversionistas hacen sus inversiones. “Social cohesion is essential for those who have capital to invest” reza la carta. En el 2011 Klarman había dicho, “Whatever investment success we achieve will take place against a troubled backdrop”, pero nada, supongo que todos tenemos derecho a cambiar de parecer.

De modo que la desigualdad es un problema, según Klarman, y le molesta, pero no porque esté mal el empobrecimiento creciente de tantas personas sino porque les resulta inconveniente a los inversionistas, por aquello de que la gente se ofende y protesta, con panderos o en chalecos amarillos.

Por cierto: acá en los EEUU, los periodistas y comentaristas usan la palabra “oligarca” para referirse a un billonario ruso, y la palabra “billonario” para referirse a los estadounidenses. Pero yo acá, mirando las fotos y noticias sobre este señor Klarman, no puedo evitarlo y pienso nieve, nieve, nieve, oligarca, oligarca, oligarca…

Por cierto también: el fondo que Klarman dirige y que posee bonos de COFINA tiene también conexiones de lo más interesantes con la industria de escuelas chárter y con grandes donativos para adelantar medidas en referéndum y candidatos políticos en elecciones en los estados. Nieve, nieve, nieve, oligarca, oligarca, oligarca…

Pensar en nieve me lleva a pensar en pingüinos, por supuesto. Los pingüinos hacen muchas cosas encantadoras, y una de ellas es organizarse, pegaditos, cuando enfrentan tormenta, para así protegerse y calentarse unos a otros. Tiene sentido–juntos generan más calor y aumentan sus posibilidades de sobrevivir el embate del frío y el viento.

Ante la tormenta que representa el capitalismo desenfrenado que es el corazón de la economía global de la deuda, solemos juntarnos como pingüinos en comunidades, uniones, instituciones. Pero el capital, como la física, tiene su lógica, sus leyes, su particular forma de entropía. Le gustan los individuos. No le gustan, para nada, los colectivos que desafíen el principio central de la codicia. Opera dividiendo, oscureciendo, exprimiendo y consolidando.

Primero nos divide. Así como cuando separa a las familias de una comunidad plantada en un canto deseable de real estate, e insiste en repartir títulos de propiedad, para que cada familia venda por su cuenta y se salga más rápido que el todo. O cuando separa a la Universidad de Puerto Rico en once recintos, cada uno (¡olvídate del #oncerecintosunaupr!) con la carga de probar que: (1) merece existir como recinto y (2) tiene los recursos para hacerlo a pesar de los recortes brutales impuestos por la Junta. El capital convierte a  las comunidades en una sumatoria de individuos y a las instituciones en un conjunto de sucursales. Siempre a oscuras, claro. El mismo grupo de Klarman, Baupost, se cambió convenientemente el nombre a “Decagon” para comprar deuda de Puerto Rico. Y, ¿cuánto trabajo no han pasado grupos como los incansables periodistas del CPI, para que les entreguen los documentos más básicos, para obtener una mínima posibilidad de transparencia? ¿Cómo es que de repente tenemos misteriosos filántropos pagando salarios de “voluntarios” en las más altas esferas del departamento de Educación?

Una vez divididos, es fácil exprimir: los estudiantes desplazados se convierten, convenientemente, en clientes de un sector privado, subsidiado por el estado federal (la beca Pell) o local (el “costo por estudiante” de la reforma educativa); los retirados pierden su garantía de ingreso y en su lugar reciben un “portafolio” de “inversiones” individual, del tipo “tenga usted, compre acciones y que le vaya bien, o tal vez no, su retiro depende ahora de la popularidad del último iphone o de un par de tenis”; los empleados negocian sus condiciones por separado y en implícita competencia con los que otrora fueran sus pares y aliados; cada quien erige la mejor barrera (física o psíquica) que pueda para protegerse, porque la policía no está; y todas compramos, gastamos, invertimos en todo, todo, todo, porque nada es bien común y todo es mercancía, venta, producto. Nieve, nieve, nieve.

Con la consolidación viene la ironía: se alían, se compran, se juntan y se convierten en una cosa que, a diferencia de nuestra comunidad, nuestra institución, nuestro estado o nuestro país, es de repente “demasiado grande para fracasar”, “too big to fail”. Entonces, venden “instrumentos financieros” y nos venden también la idea de que tenemos que salvarlos y subsidiarlos, para que puedan seguir encontrándose, amigándose, enamorándose, casándose, apadrinándose los hijos y las suertes unos a otros, nombrándose mutuamente a juntas corporativas y filantrópicas y, cómo no, haciendo chavos y tomando decisiones juntos, comiendo caviar y bebiendo champán, sobre nosotros y el resto del planeta.

 

*Publicado previamente en Claridad, 31 de enero del 2019

Entradas relacionadas: Nosotros, ellos, la oscuridad

Lo que me preocupa

Lo que me preocupa:

Me preocupa que me entristezcan las celebraciones amplias del tipo “Puerto Rico es categoría 10” o “Cerrado por remodelación”. Que me saque por el techo el “#yonomequito”, por más inocente y bienintencionado que sea. Y es que prefiero cosas como lo que dijo hace poco Cristina: “hay retoños verdes en esa rama”; o la que dijo Marcos al final del video de hoy, “miren, otro pelícano regresando a la laguna”; o lo que dijo Raquel ayer, “Logramos abrir camino desde el km 13.3 hasta el 13.9 (justamente allí hay un derrumbe).” Siento que puedo ver y tocar y abrazar esas esperanzas modestas. Me hacen ilusión. No puedo tocar ni ver ni abrazar a “Puerto Rico se levanta”. Al menos, no todavía. Pero la rama, el pelícano, y el cantito de carretera…Esos me resultan visibles, esos me provocan empatía y admiración, esos me hacen llorar.

Me preocupa que aunque sé de los míos, no ‘sé’ exactamente. Es un “saber” bien limitado. Sé que están vivos. Se que la mayoría tiene techo. Pero ese “saber” de hace unas semanas, de estar al tanto, de hablar de “lo último”, de compartir planes y rutinas…a ese saber se lo llevó María.

Me preocupa que para ser optimista, según algunos, según tantos, hay que ser además: “neutral”; religioso; paciente; apolítico. Que no puede criticar, ni protestar, ni analizar, porque si analiza entonces le gritan que se “vaya a trabajar”, porque aparentemente usar el cerebro es signo de vagancia. Porque aparentemente el cerebro no tiene nada que ver con la reconstrucción a no ser que usted sea gobernante o militar. (Qué últimamente sean tal vez la misma cosa.)

Me gusta que breguemos con la adversidad, pero me preocupa cuando pintamos la pobreza y la miseria como formas legítimas de “volver a ser gente”.

Me preocupan las fotos de comida y fiestas que la diáspora ha (hemos) comenzado a colgar de nuevo en sus (nuestros) perfiles. Bueno, no: me preocupa el hecho de que me preocupen. Le tengo tanto miedo a que nos acostumbremos a la locura post-María, a que aceptemos una “nueva normalidad”, sin darnos cuenta, sin tomar decisiones, que a veces pontifico, y me da vergüenza cuando me doy cuenta de que pontifico, aunque sea internamente. Entonces, para sentirme mejor, le doy like al risotto.

Me preocupa que donemos una caja de pampers y se nos pase el sentido de urgencia.

Me preocupa que anoche estuve una hora peleando en Facebook con un gringo que pensaba que la crisis post-María era culpa nuestra y que insistía en malinterpretar las leyes de cabotaje. Me preocupa porque no lo iba a hacer cambiar de parecer, y lo sabía. Porque era una pelea inútil. Porque desde acá a veces nos ponemos a hacer lo inútil porque no hay de otra.

Me preocupa que acusen a Yulín de coger pon o pensar en su carrera. Al ingeniero, la manager, el investigador que hacen bien su trabajo y confían en recibir ascensos, reconocimientos o recompensas, nadie los juzga. En fin: que si la alcaldesa está haciendo un buen trabajo, pues a mí me importa poco que le saque provecho político a ese trabajo. ¿Acaso acusamos al académico de sacarle provecho académico a su trabajo?

Me preocupa también que celebremos a Yulín diciendo que merece el premio nóbel de la paz. Vamos. Seamos razonables. Hacer bien nuestro trabajo no es material de nóbel. Malala es material de nóbel.

Me preocupa que todavía tengamos esperanza en Trump. Vamos. Seamos razonables. No hay que esperar nada bueno, nada, de esa persona.

Me preocupa que seamos capaces de pensar que dios nos dejó vivos al tiempo que mató al vecino.

Me preocupa que nuestras pequeñas alegrías individuales contribuyan al gran mal colectivo. Uno logra traerse a mami, otra consigue espacio o in-state tuition en una universidad continental. Me alegro por ellas, en serio. No es mezquindad, lo que me provoca esta preocupación, ni es envidia. Es saber que se vacía el país, que se vacía. ¿Cuánto puede vaciarse un país sin dejar de existir?

Me preocupa que digan que todo está bien. Lo dicen acá con frecuencia. Por lo general lo dicen (además de los trompistas y otros personajes predecibles) aquellos cuyas familias ya tienen agua, luz, teléfono, un supermercado cerca, dinerito suficiente. A veces siento que las comunidades aisladas, la gente hambrienta, las morgues llenas y los pacientes desesperados por recibir insulina están desapareciendo de nuestra conciencia colectiva. Me preocupa que se nos olviden. Que se nos mueran.

Me preocupa que alguien bueno lea esto y se sienta aludida o criticado. A esa persona buena que está bregando todos los días en medio de la adversidad y el desastre, mi admiración, mis disculpas, mi abrazo, y la imagen de un pelícano que está vivo y regresa.

¡Mei-Dei!

mei-dei
Foto:Pablo Pantoja en 80grados.net.

En algunos de los anticuados muñequitos sabatinos de mi niñez, los tripulantes de un avión en llamas o un barco inundado corrían a buscar el paracaídas o el salvavidas, gritando “Mayday! Mayday!”. Aprendí así a pensar en “May-Day” como una expresión de alarma, de alerta, de catástrofe, de sálvese-quien-pueda.  Durante mucho tiempo, después de dejar atrás los muñequitos y aprender algo sobre las protestas de los trabajadores que se conmemoran el primero de mayo, creí que el uso de “May Day” como expresión de alarma resultaba del miedo a todo lo que apestara a “comunismo” o “socialismo”.

Ricardo Rosselló es más joven que yo, pero al parecer veía los mismos muñequitos.

Dos días antes de nuestro “MayDay”, al gobernador le dio por dirigirse al País. La mayor parte del real estate de su mensaje constituye una advertencia: su gobierno, dijo, estaría observando atentamente a “los que se manifiestan públicamente”, y violenten “la ley y el orden”, con actos de “desorden y vandalismo” vinculados a “motivaciones políticas”.  Al hablar, parecería estar esperando esa violencia con entusiasmo: su expresión evoca la de un niño de pesadilla en la víspera de su Navidad.  Los jueces (a quienes también, advirtió, estará “observando”) castigarán debidamente a los “responsables”.  Culminó dejando claro que no permitirá que “los delincuentes se apoderen de nuestra isla”, y encomendándonos al dios de los cristianos.

Otras figuras le hicieron de coro griego a la tragedia, denunciando a priori la violencia hipotética y normalizando el neo-carpeteo en las redes sociales. Durante y después de la marcha, la mayor parte de la prensa tradicional le hizo eco a ese tono mani-duro, enfatizando la “violencia” y “vandalismo” de la marcha e invisibilizando lo que a todas luces fue una actividad exitosa y multitudinaria, llena de amor, elocuencia y generosidad. Publicaron muchas fotos de encapuchados y cristales rotos, y muy pocas de las sonrisas, los abrazos, los letreros creativos.  De las mujeres, hombres, niños, y ancianas marchando en familia. De las organizaciones y grupos cantando, bailando, regalando consignas y flores. De las teatreras, los músicos, las bailarinas.  Esas fotos, y las de la multitud –las columnas desbordando las calles, tornando reclamos individuales en un grito universal, colectivo y contundente– las vi mayormente gracias a mis amigos virtuales y medios alternativos.

La sinergía de fuerza y belleza del día me paró los pelos, aun viéndola de lejos y por internet. Pero al parecer no tocó el corazón y la lengua (bastante larga) de los creadores de opinión con mayor influencia en el país. “La manifestación comenzó pacífica pero se tornó violenta”.  “Violenta”, “ineficaz”,“un fracaso” lleno de actos e individuos “criminales”. “Con la protesta de hoy”, dijo uno, “los manifestantes han perdido el apoyo de la mayoría del pueblo”. Estos analistas, columnistas y figuras políticas se empeñaron y empeñan en atacar la ilusión del día, en ahogar los esfuerzos de planificación posterior. No buscan entender la crisis. Prefieren desacreditar la protesta.

Ese mundo que los sentidos de Ricky y los suyos captan, no se parece al nuestro. Se parece más bien al mundo de ese anaranjado presidente norteamericano que ve gentes que nadie vio, escucha aseveraciones que nadie dijo, comparte noticias investigativas que nadie investigó –y, como el gobernador puertorriqueño, amenaza a los jueces que le llevan (o pudieran llevarle) la contraria.

Poco después de la marcha, el gobernador (con su equipo de trabajo, todos muy solemnes) se asomó a regañarnos otra vez.  Mayday! Mayday! Nos recordó que ya nos había advertido sobre el evento.  Declaró que los “criminales” sentirán “con severidad el peso de la ley”, que Puerto Rico no es de ellos sino de “los que quieren echar la isla hacia adelante”. Describió las acciones de vandalismo como algo vergonzoso, sin precedentes, una represalia de manifestantes molestos por el “fracaso” de la marcha–y agitados por el twitter de Yulín (¿en serio?). Y de nuevo, increíblemente, ignoró el balance constitucional de poderes para amedrentar a los jueces: Nosotros vamos a estar observando quiénes hacen unos procesos o quiénes permiten que casos se caigan”.

Con tanta rasgadura de vestiduras, cualquiera diría que la manifestación, y los cristales rotos una vez culminado el programa del día, son un fenómeno único y vergonzoso, un secreto caribeño y tropical. Que no hubo marchas o “vandalismo” en Portland, Los Ángeles, Nueva York, Chicago, Milwaukee, Las Vegas. Que no hubo marchas o “vandalismo” en París, Moscú, Buenos Aires, India, Grecia. Que alrededor del mundo, la gente no se aferra al primero de mayo para exigir derechos para los trabajadores, las mujeres, la comunidad LGBTTQ, los estudiantes, las inmigrantes; para exigir agua, libertad, educación,verdad, salud.

Eventualmente llegué a investigar un poco el significado de ese “mayday” que anunciaba catástrofes en los muñequitos, y descubrí que me había equivocado. La expresión de alarma “mayday!” no tiene que ver con el miedo al comunismo. Proviene de una expresión francesa, venez m’aider, que significa, más o menos, no tanto “sálvese quien pueda” como “ven y ayúdame”.

Resulta entonces que “mayday!” es, en cierto sentido, un pedido de solidaridad.

La  solidaridad que algunos intentan ahogar con “mano dura”.

La solidaridad que políticos y medios le niegan al movimiento que se fragua y crece hoy en Puerto Rico.

La solidaridad que ese día se tendió, como una telaraña poderosa y tenue, entre Puerto Rico y Chicago, Atenas, París, Buenos Aires.

La solidaridad que inundó nuestras calles de gente, y mi Facebook de flores.


Nota:Esta columna fue publicada anteriormente en el suplemento EnRojo, del periódico Claridad, y en la revista 80grados.net.