nieve

snow_flurryEstá nevando.

“Flurries”, le dicen a estos copos. No sé como decir “flurries” en español. El diccionario me responde “ráfagas”, y  se me ocurren también asociaciones como “avalancha” y “abundantes”, así como en “a flurry of documents”, pero todas esas palabras designan otros significados que poco o nada tienen que ver con estos copos de hoy, los del paisaje que veo por mi ventana.

De modo que hasta donde sé, en español los que estoy viendo se llaman “copos”, así como se llama toda partícula de nieve al caer, independientemente de su grosor, densidad, textura o destino.

Al final todo es agua, supongo.

Pero estos copos son livianos y pequeños, más parecidos a la espuma que al hielo, a la esperanza que a la expectativa, aunque a los primeros los pensemos como modos de “agua” y a las segundas como formas de “esperar”.

Como la espuma al tocar la arena, estos copos que observo se disuelven al tocar el suelo. Su existencia es posible sólo en movimiento y sólo en tanto se dirijan, zigzagueando o en línea recta, hacia su propio final, que parecería ser también su fin.


Si te gustó esta entrada, tal vez te guste: Musa